6/12/13

Marc, Nico, Adrián, RIta

     Si es complicado fotografiar a un niño, hacerlo con cuatro y que la reina de casa no esté por la labor es casi misión imposible. De esa mañana, aparte de que los chicos lo pasaron bomba (Rita no) lo mejor fue que debía ser un secreto hasta el día del regalo,ver a los niños por la calle y cruzarnos esa mirada  de cómplices no tiene precio.